Compartir

Cuando Geoffrey Chang, un senderista australiano que se dirigía al Campamento Base del Monte Everest, se despertó con dolor en el pecho, su guía nepalés presionó de inmediato por una evacuación médica, diciendo que tenía un grave caso de mal de montaña agudo.

Pero a la mañana siguiente, Chang se sentía mejor. Su compañera de viaje, Michelle Tjondro, preguntó si podían descansar ese día o descender caminando, como otras personas con síntomas similares.

El guía ignoró esas sugerencias y siguió presionando por una costosa evacuación en helicóptero. Después, en un hospital para extranjeros en Katmandú, la capital de Nepal, el pasaporte de Chang fue confiscado, dijo, y mientras la factura se elevaba, un doctor le dijo que tendrían que exagerar sus síntomas para que el seguro pagara por su estadía.

Chang y Tjondro, así como la aseguradora que contrataron, ahora creen que fueron el blanco de una estafa que ha corroe la industria turística de Nepal y malversa enormes sumas de dinero de aseguradoras.

El gobierno nepalés y las aseguradoras de senderismo exponen una ola de fraudes en la que operadores de senderismo del Monte Everest, guías, compañías de evacuación en helicóptero y hospitales conspiran para estafar a las aseguradoras al fomentar evacuaciones innecesarias y exagerar los síntomas y servicios médicos.

Los guías ganan atractivas comisiones de operadores de senderismo de mala reputación al presionar por evacuaciones de emergencia en casos de mal de montaña agudo leve y otras enfermedades.

El gobierno de Nepal anunció medidas enérgicas contra el fraude. Rabindra Adhikari, Ministro de Turismo, dijo que las compañías de helicópteros, los operadores de senderismo y los hospitales deben presentar facturas por los rescates para asegurar que son “genuinos”.

Pero el problema ha crecido lo suficiente como para que World Nomads, la aseguradora de Chang y Tjondro, elaborara una lista negra de compañías de helicópteros y hospitales sospechosos de fraude.

Phil Sylvester, portavoz de World Nomads, dijo que el guía de Chang y Tjondro había coordinado con la compañía de senderismo, Advanced Adventures, el envío de un helicóptero de Flight Connection International. La compañía de helicópteros, que estaba en la lista negra, iba a recoger a los senderistas en Lobuche, una aldea que se encuentra a un día caminando desde el Campamento Base.

Al llegar a Katmandú, los senderistas fueron llevados al Swacon International Hospital, una clínica que también está en la lista negra.

Más tarde, los senderistas encontraron un informe médico adjunto al reclamo del seguro de Chang, el cual fue revisado por The New York Times. El informe tenía imprecisiones, como que sus síntomas no habían mejorado aun después de descender, lo que hacía necesaria una evacuación médica.

El reclamo ascendió a más de 10.000 dólares que, según Sylvester, la compañía había pagado.

El gobierno nepalés acusó a Flight Connection International y a Swacon de presentar facturas fraudulentas y de cobrar de más a las aseguradoras.

Rishi Ram Bhandari, director administrativo de Satori Adventures and Expeditions, dijo que el ardid se ha expandido, normalizando una práctica que ha puesto en peligro los empleos turísticos de miles de lugareños honestos.

El año pasado, un guía llegó a la oficina de Bhandari en busca de trabajo. El hombre dijo que contratarlo traería “muchos beneficios”.

“Si me envía como guía para un grupo de 10 personas, definitivamente le daré dos rescates”, dijo el hombre a Bhandari. “Le dije: ‘gracias por su propuesta, pero no soy ese tipo de empresario’”.

Fuente: El Clarín
Compartir