Compartir

Evita la rutina, haz algo nuevo cada día: Poco a poco, caemos en una rutina que crea una especie de privación sensorial donde el cerebro ya no tiene estímulos con los cuales activarse. La monotonía y esas rutinas que nunca cambian empobrecen nuestra creatividad y no nos ofrecen situaciones nuevas de las cuales aprender, experimentar o disfrutar.

Céntrate en el aquí y ahora: si no te centras en lo que estás haciendo, tu cerebro divagará en una nube imprecisa sin focalizar nunca su atención.

Mantén un buen sentido del humor: Detén la corriente de pensamientos negativos en tu cerebro y empieza a ver la vida con un buen sentido del humor, aprende a reírte y ver el lado bueno de las cosas.

Desarrolla tu creatividad: Para mejorar la memoria y la agilidad mental, además de fomentar nuestras emociones positivas y de romper con la rutina, es importante que nunca perdamos la capacidad de aprender cosas nuevas.