Compartir

Cuando nos estamos desmaquillando debemos seguir varios pasos para deshacernos por completo de todos los restos de los productos.

 Ya entendiste la importancia de desmaquillarte antes de dormir pero eso no es todo: una parte fundamental de tu rutina de belleza es hacerlo de la forma correcta. Hay pequeños detalles que probablemente no tengas en cuenta pero influyen más de lo que piensas en el resultado final.

¿Te estás desmaquillando correctamente?

Lo primero es desmaquillar los ojos

Si se saca primero el maquillaje del rostro, cuando barremos la suciedad del delineador, máscara de pestañas y sombras irritamos la piel que ya está limpia. Es importante que en el área de los ojos uses un buen producto y no escatimes en la cantidad, de lo contrario estás colaborando a que se caigan tus pestañas.

Cuidado con la temperatura del agua

El agua muy caliente retira la barrera de grasa y aceites naturales que la piel genera naturalmente como barrera de protección mientras que si está muy fría no puede retirar los restos del producto de limpieza que aplicaste.

Te estás desmaquillando correctamente

Atención al elegir los productos de limpieza

Toda la importancia que le damos al comprar una base adecuada a nuestra piel, se la restamos a la que tenemos a la hora de comprar los productos de limpieza. Es fundamental que busquemos el que mejor funcione en nuestro tipo de piel: geles o espumas para pieles grasas, jabones o leches desmaquillantes para pieles normales y  aceites para pieles secas o maduras.

Designa una toalla exclusivamente para tu rutina de belleza facial

Busca una que sea 100% de algodón y utilízala solo para el rostro. Lo recomendable es cambiarla con frecuencia y lavarla con jabones neutros para que ninguno de sus residuos pueda provocar problemas en la piel.

¡Nunca frotes tu cara al secarla!

Por más tonto que parezca, esto puede hacer la diferencia. Seca tu rostro únicamente con pequeños toques sobre la piel.

FuenteEme de mujer
Compartir