Compartir

La alta inflación que afecta a la economía han dejado rezagados los precios de las primas frente al  costo que actualmente tienen, por ejemplo, los servicios de salud en clínicas privadas, lo cual se traduce en pérdidas técnicas para las empresas de seguros.

Esta situación ha enfrentado al sector público, que busca controlar el alza del precio de las pólizas y servicios, y las aseguradoras y empresas del sector que intentan subsistir ante los altos costos.

Por ello, la Superintendencia de la Actividad Aseguradora (Sudeaseg), decidió impulsar junto a la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Precios justos) y a la Alianza Interinstitucional de la Salud unas mesas de trabajo con el fin de “atacar” la situación desde la competencia de cada organismo. En la acera de enfrente se encuentra la Cámara de Aseguradores de Venezuela (CVA), organismo que representa al sector asegurador, la cual sostiene que las empresas del ramo están siendo afectadas por la tasa de inflación.

Las mesas de trabajo del ente público pretenden atender denuncias de  presuntos cobros indebidos o sobreprecios de los servicios clínicos-hospitalarios del país, así como de honorarios médicos, reseñó una nota de prensa de la institución.

Altos costos provocan pérdidas técnicas en empresas de seguros

“Al dispararse la inflación aumenta el costo de los siniestros, y además las primas son cobradas con un año de anticipación lo cual diluye su valor por lo que hay insuficiencia de primas”, resalltó la Presidenta ejecutiva de la CAV, Alesia Rodríguez Pardo, durante una entrevista a Fedecamaras Radio.

Más adelante, dijo que las aseguradoras han optado por aumentar la cobertura de la póliza como una forma de proteger al asegurado. “Si el carro sube de valor, el seguro sube de valor para resguardar el bien”.

Asamblea Nacional: controlar sin destruir

Por su parte, el presidente de la La Subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional,  José Manuel Olivares, adelantó que llevarán un control de costos en las clínicas privadas. “Creo que va a haber una regulación altos costos. Pero no es una regulación para destruir, no olvidemos que el sector privado, con 8.000 camas, atiende a 55% de los venezolanos”, agregó, ante la interrogante durante un programa televisivo, sobre el alto costo de las consultas.

Otra comisión que se ha encargado de manejar el tema económico desde el Parlamento, es la Comisión de Finanzas, que ante la ausencia de cifras publicadas por el Banco Central de Venezuela sobre la inflación, han decidido hacer sus propios cálculos y anuncios, ubicando la acumulada de enero y febrero 2017 en 42,5%.

Mientras los entes públicos y privados mantenga las diatribas sobre altos costos y controles, y las empresas de seguros “en jaque” por costos que no pueden cubrir, la red de hospitales públicos enfrenta una “bancarrota”, que según la Federación Médica Venezolana apenas 3% de los insumos médicos para atender la alta demanda de pacientes.