Compartir

 

Últimamente, ha estado en tendencia un tipo de alimentación que asegura mejorar la salud y crecimiento de tu mascota. La dieta BARF (Biologically Appropriate Raw Food) o ACBA (Alimentos Crudos Biológicamente Aprobados) consiste en darle al peludo vegetales, carnes, huesos y vísceras crudas.

 

Su intención es imitar la comida que, en condiciones naturales, tomarían los perros o sus ancestros. De hecho, los defensores de esta dieta aseguran que contienen mejores nutrientes que los alimentos procesadas que le damos hoy en día.

 

Es importante que, en caso de seguir esta dieta, se tenga una buena higiene; es muy mencionado que los carnes crudas poseen bacterias. Se recomienda que estos sean bien lavados y congelados tres días antes de consumirlos, de esta forma las bacterias presentes morirán; sólo se va a descongelar la ración necesaria para ese día.

 

Por otro lado, asegúrate qué tipos de vegetales y frutas no son tóxicos para el animal.  El aguacate, por ejemplo, es mortal para los perros, pero hay frutas como la pera o vegetales como la zanahoria que son excelentes para ellos.

 

En el caso del hueso, es preferible que sea uno que venga adherido con la carne. Triturarlo con alguna picadora es también válido para evitar complicaciones. Si no estás cómodo dándole algún hueso a tu mascota, puedes optar por otro sustito de calcio que pueda consumir.

 

La dieta BARF será excelente para tu perro si existe una dieta equilibrada. Sus defensores aseguran que reduce el sarro en sus dientes, es positivo porque utiliza ingredientes naturales y frescos (no procesados), aumenta sus niveles de energía, su pelaje se torna más brillante, y disfrutan su alimentación por la variedad de sabores y texturas.

 

Como siempre, puedes consultar con tu veterinario esta tendencia alimenticia. Nunca tomes decisiones apresuradas sin informarte primero. Aunque suena positivo, debes asegurar qué tipos de alimentos no perjudican su salud y cúal es la higiene que debes llevar. Consiéntelo conscientemente.

Compartir