Compartir

Beber agua con limón es uno de los consejos que más se escuchan entre las personas, ya que contiene grandes beneficios. Pero, ¿de verdad es bueno para el organismo?

Diversos médicos, investigadores y hasta celebridades como Gwyneth Paltrow han asegurado que un vaso con limón puede marcar una gran diferencia en la salud. Lo mejor de esta opción es que es económico y únicamente necesita agua y limón.

Para comprobar si este remedio casero de verdad funciona, la periodista Dina Gachman decidió ingerir esta bebida durante dos semanas. En ese tiempo iba tomando notas de los cambios que experimentan, sin importar que sean buenos o malos.

Qué le ocurre al cuerpo al beber agua con limón todos los días

Qué le ocurre al cuerpo al beber agua con limón todos los días

“Muchos de mis amigos siempre afirman que el agua con limón, especialmente tibia o caliente, puede ayudar a la digestión y reducir la hinchazón”, comentó Gachman.

Es por ello que diversos doctores recetan este fruto para cuidar el estómago, ya que el ácido cítrico de los limones complementan los ácidos estomacales lo que permite que los alimentos se descompongan más rápido. A los pocos días de ingerir agua con limón, Gachman notó que estaba menos hinchada.

“En dos semanas solo he perdido medio kilo, puede haber sido por esto o no. En mi caso, sospecho que habrá sido la motivación. Después de empezar el día con un vaso de esta bebida, me sentía más inclinada a seguir con los entrenamientos, comer mejor y dejar las bebidas refrescantes”, aseguró la periodista.

Lo cual llega a comprobar los resultados de un estudio publicado en el Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition, donde los investigadores encontraron que los polifenoles de la cáscara del limón evitaron a los objetos acumular grasa extra.

Esto ocurre porque el limón contiene una gran cantidad de fibra dietética, sobre todo pectina. Esto ocasiona que se ralentice el vaciado gástrico favoreciendo la sensación de saciedad, evitando que se coma por comer.

Diversos estudios han asegurado que la vitamina C y los antioxidantes son fundamentales para evitar los resfriados y reducir la inflamación en el cuerpo. “No enfermé durante las dos semanas que duró mi experimento”, comentó.

La vitamina C permite que el cuerpo sintetice los glóbulos blancos, los cuales son indispensables para que el sistema inmunitario funcione a la perfección. Esta bebida también cuenta con ácido cítrico, málico, acético y fórmico, estos son potenciadores para que la vitamina se active. Esto permite que se combatan las bacterias y otros agentes patógenos que amenacen el organismo.

Otra de las propiedades que contiene el limón son los compuestos fenólicos (ácidos cafeico y ferúlico) y también flavonoides como la hesperidina. Todos estos componentes tienen un efecto antioxidantes que inhiben la actividad carcinogénica en el organismo.

¿Y la piel?

Como ya sabemos, los limones son ricos en antioxidantes lo que previenen que se dañen las células y nos protejan de los radicales libres, las cuales desarrollan arrugas.

“La verdad es que no esperaba milagros, sabía que los antioxidantes era buenos para la piel, y que muchas cremas contienen vitamina C, pero tras la primera semana, noté una gran mejoría en mi tez, algunas manchas se habían aclarado y era más brillante y tersa”, reveló Gachman.

La vitamina C posee postasio, magnesio, ácido fólico y calcio, todos estos favorecen la cicatrización de las heridas. Además el efecto antioxidante permite que se produzca colágeno, molécula indispensable para la reparación de tejidos.