Compartir

No es el primero ni el último de los casos de este tipo que escucharemos en el futuro. De hecho, en los últimos años han sido recurrentes en prensa por ser tan impresionantes, pero apenas llegan a 100 en todo el mundo. Habitualmente son mujeres quienes sufren de este trastorno nervioso que les hace comer de forma compulsiva su pelo, aunque también se dan casos en hombres. El cabello, al no poder ser digerido por la queratina que posee, se va acumulando poco a poco en el estómago adquiriendo la forma del mismo e incluso adaptándose a parte del intestino. Es lo que se conoce como Síndrome de Rapunzel o tricofagia.

 

El último caso ha saltado en La India, donde una joven de 20 años ha tenido que ser sometida a una cirugía para que le extirpasen una bola de 750 gramos, de 25 centímetros de largo y unos 12 centímetros de ancho (en la parte con forma de estómago), mientras que la “cola” superaba el metro de distancia (tal y como se aprecia en la imagen).

La joven llevaba tiempo ingiriendo el cabello, hasta el punto de que cerró completamente el estómago, impidiendo que cualquier alimento llegase al mismo, por lo que sufría pérdida de apetito, constantes vómitos y experimentó una pérdida de peso considerable, hasta el punto de llegar a los 30kg.