Compartir

Científicos notaron que una persona al reducir sus horas de sueño puede considerarlo costumbre aunque afecte al organismo.

El Instituto Karolinska de Suecia sugiere compensar las horas de sueño pérdidas de lunes a viernes durante los fines de semana para revertir los efectos dañinos, pues aquellos que compensan sus horas de sueño durmiendo más los sábados y domingos evitan un mayor riesgo de mortalidad.

De acuerdo con información publicada por BBC Mundo, las personas que duermen menos de cinco horas tienen una tasa de mortalidad de un 65% más alta que aquellos que duermen alrededor de siete horas.

Según el estudio, realizado con más de 43 mil personas durante 13 años, se descubrió que el efecto sólo beneficia a los menores de 65 años.

Otro estudio realizado por un equipo de investigadores del Hospital de Brigham y de Mujeres (BWH, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, analizó que dormir menos puede provocar deterioro en una persona.

El estudio enfatiza que si alguien rutinariamente está despierto durante más de 18 horas diarias, estaría durmiendo menos de seis horas cada día, por lo que tendría un sueño restringido y habría un aumento de más de cinco veces en los lapsos de pérdida de atención.

Además, los expertos también notaron que las personas al reducir sus horas de sueño diariamente y convertirlo en rutina, no se sintieron afectadas pues lo consideraban “costumbre”.

Fuente: Lifestyle.americaeconomia
Compartir