Compartir

ada vez es más elevado el número de mujeres que practican algún tipo de deporte, ya sea de manera profesional o como un hobby. Hacer ejercicio se ha convertido para muchas en su mejor aliado para desconectar y sentirse bien consigo mismas. Pero, ¿deben interrumpir su actividad física durante el ciclo menstrual?

Es habitual que muchas mujeres dejen de practicar ejercicio mientras tienen la menstruación, debido al dolor abdominal y el cansancio que sufren durante esos días. A causa de la hemorragia, se pierde hierro y las células musculares tendrán más dificultad al captar el que queda en el organismo. A pesar de estos síntomas, es importante aclarar que el ejercicio no está contraindicado, solo se recomienda bajar el ritmo de entrenamiento, realizando un esfuerzo menor.

¿Quieres descubrir un entrenamiento totalmente adaptado a las fases del ciclo menstrual? Si no quieres que la regla sea un impedimento a la hora de hacer ejercicio, aquí tienes unas cuantas claves que te ayudarán a no dejar de entrenar.

Entrenamiento adaptado a las fases del ciclo menstrual

Varios estudios han determinado que la menstruación no solo altera el estado de ánimo de las mujeres, sino que también provocan ciertos cambios fisiológicos que pueden llegar a afectar directamente a su rendimiento deportivo. Dichos cambios vienen determinados por la cantidad de hormonas que produce el cuerpo de la mujer durante su ciclo. Por ello, lo más adecuado será adaptar el entrenamiento a las fases del ciclo menstrual. A continuación te explicamos cómo hacerlo:

Fase premenstrual: aumenta el nivel de progesterona, por lo que los ejercicios a realizar durante este período deberían de ser más moderados, bajando el ritmo de vuestro entrenamiento tanto en sala, como al aire libre.

Fase menstrual: debido a que durante este período se produce una pérdida de hemoglobina, los expertos determinan que también disminuye el transporte de oxígeno a nuestro cuerpo, por lo que sería preciso evitar aquellos ejercicios que demanden un mayor consumo de oxígeno y disminuir el tiempo y la intensidad de trabajo.

Fase postmenstrual: en ella existe un nivel más elevado de estrógenos, por lo que podréis ejecutar los ejercicios con mayor carga de trabajo. Si el entrenamiento lo realizáis en la sala de pesas de un gimansio, podríais aprovechar estos días para trabajar con pesos grandes y pocas repeticiones.

Si eres una apasionada del deporte, prueba con estos consejos y no dejes que la mestruación pueda contigo durante estos días. Está probado que el deporte te ayuda a mejorar el estado de ánimo y aumenta el autoestima, por lo que ya no hay excusas para no practicar siempre que quieras.