Compartir

El conductor tipo opta en nuestro país por un seguro a terceros ampliado, incluyendo la asistencia en viaje y el robo como casuísticas añadidas más típicas. La antigüedad de los coches clave.

La venta de coches en España continúa evolucionando a buen ritmo. El año pasado la actividad creció un 7,6% y se vendieron más de 1,2 millones de vehículos. En lo que va de año, la evolución es igualmente positiva y se prevé un nuevo record de ventas para finales de 2018.

El crecimiento del sector automovilístico lleva aparejado un aumento en la contratación de seguros de coche en España, y recientemente UNESPA confirmaba que hemos superado los 31 millones de automóviles asegurados. Pero, ¿qué tipo de póliza preferimos los españoles?, ¿somos de seguros a terceros o preferimos las pólizas a todo riesgo?
Seguros básicos, los más solicitados

Según el último informe UNESPA (Unión de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras), el seguro de coche más contratado en nuestro país es el básico obligatorio, es decir, aquel que cubre lo que se denomina responsabilidad civil obligatoria. Hablamos de los posibles daños físicos y materiales que podamos ocasionar a otros vehículos y sus ocupantes (terceros). En esta categoría se incluye también la defensa jurídica y la reclamación de daños cuando el causante del accidente es otro conductor.

Otra variante muy extendida son los seguros a terceros ampliados que, además de los conceptos básicos, incorporan otras posibles coberturas, como seguro del conductor, rotura de lunas, asistencia en viaje, incendio o robo.

La elección de la modalidad de seguro guarda una relación directa con los años del vehículo. Cuando el coche que se adquiere es nuevo, gran parte de los clientes se decanta por los seguros a todo riesgo, que cubren los daños propios con independencia de quien haya sido el causante del siniestro. Eso permite al asegurado viajar con tranquilidad, sabiendo que ocurra lo que ocurra va a tener los gastos cubiertos. Además, en caso de siniestro total el seguro cubre el total del valor del vehículo.

Los seguros a todo riesgo son bastante más caros que los básicos, por eso a medida que el vehículo envejece los asegurados optan por pasarse a terceros. Aquí entran en juego las posibles indemnizaciones: las compensaciones económicas en caso de un siniestro total se calculan en base al valor del coche, así que muchas veces no compensa pagar una cuota elevada.

Como alternativa a los terceros puros y duros están los terceros con franquicia. De esta manera, el cliente solo asume una parte de los daños propios y el resto corre a cargo de la aseguradora.

Seguros de coches, a la cabeza

El informe de UNESPA analiza también el panorama general de los seguros en España. Los resultados confirman lo que ya se puede prever: los seguros de automóvil llevan la delantera frente a otros tipos de pólizas.

En cifras redondas, el 80% de los hogares españoles cuenta con un seguro de automóvil. La cifra es fácil de interpretar, ya que la mayoría de familias en España tiene vehículo particular. En segundo lugar del ranking de contrataciones se sitúan los seguros de hogar, que representan el 75%. Por detrás están los seguros de decesos, que tiene contratados el 49% de los españoles. Los seguros de salud ocupan el cuarto lugar y representan el 20% de las pólizas contratadas.

Fuente: Es Diario
Compartir