Compartir
Doctor holding heart

Los hábitos sedentarios están relacionados con la gran mayoría de las muertes, según American Heart Association, y las enfermedades cardiovasculares.

Piense en una cirugía y le aseguro que su billetera se apretará, como un corazón estresado. Con seguridad tiene algún amigo que pasó por el pabellón de una clínica y el saldo a favor de su cuenta corriente se volvió un pálido resabio de tiempos mejores… Pero, todo puede ser evitable si sigue estos cuatro sencillos cambios en su vida. Nada brusco ni imposible. Solo hábitos que usted y su familia agradecerán.

De acuerdo al sitio de Premier Assurance Group (PA), la primera acción relevante es solicitar una consulta médica. Visitar a ese doctor del que ya ni se recuerda su nombre, pero que es el profesional indicado para comenzar este proceso que le dará grandes alivios a su vida. Recuerde que la visita al médico no debe hacerse solo en respuesta a una crisis, por lo que es vital programar al menos un chequeo médico al año y sacar el mayor provecho de esa visita.

¿Cómo?

Prepare una serie de preguntas que cubran aspectos como su predisposición genética, peso, dieta, colesterol, medicación, presión arterial y las actividades físicas que serían más adecuadas en su caso y luego asegúrese de seguir las instrucciones de su médico. Ayude a su médico dándole la mayor información posible sobe su historia médica.

Añada algo de ejercicio a su rutina diaria.

Los hábitos sedentarios están relacionados con la gran mayoría de muertes, según American Heart Association y las enfermedades cardiovasculares figuran entre las primeras en la lista. Sin embargo, para mantener controlados estos riesgos no hace falta invertir mucho tiempo o asumir rutinas intensas de ejercicio. Una corta caminata alrededor de su vecindario, aumentando progresivamente el tiempo y la frecuencia, o unos minutos de natación frecuentes en la playa o una piscina serían la solución. Con el ejercicio regular podrá prevenir enfermedades del corazón, bajar la presión arterial y mejorar los niveles de colesterol.

Aprenda a controlar sus niveles de estrés.

El estrés no solo afectaría el corazón al causar inflamaciones que podrían conducir a ataques cardíacos, para el Dr. Deepak Bhatt, director del Programa Intervención cardiovascular del Brigham and Women’s Hospital, cuando la gente está bajo estrés tiende a reconfortarse con comida con alto contenido de grasa y colesterol, lo que definitivamente conduce a enfermedades cardiovasculares.

Algunos pasos simples para controlar el estrés serían: mantener una actitud positiva y sonreír para disminuir los problemas de hormonas de estrés y aumentar el “buen colesterol”; meditar unos minutos concentrándose en su respiración, para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas como la presión arterial alta; ejercitar para fortalecer el músculo cardíaco y mantener un peso saludable, y por último, salir de la rutina por diez o quince minutos diarios para distraer la mente.

Mejore tus hábitos alimenticios.

Mientras más natural sean sus comidas, mayor será su protección contra enfermedades del corazón. Si no dispone de tiempo en la semana para cocinar, hágalo el fin de semana y congele algunas de estas comidas para la semana y si la opción es comer fuera, opte siempre por las alternativas más saludables.

Consuma pescado, granos enteros, verduras y frutas, pero no tenga miedo de tomar de vez en cuando un vaso de vino tinto o un trozo de chocolate negro”, asegura Julie Zumpano, nutricionista del Programa de Nutrición Preventiva de Cardiología de la Clínica Cleveland.

Zumpano también aconseja que no falten en su dieta los pescados, semillas (preferiblemente almendras y nueces), frutas bayas (fresas, arándanos), espinaca, granos oscuros (frijoles negros y rojos), verduras, vino, otras frutas, espárragos y tomates.

Fíjese metas semanales y mensuales que le ayudarán a consolidar sus hábitos.

Siga estos consejos y en sólo unas semanas usted será capaz de medir los resultados que le motivarán a seguir cuidando su corazón, y su bolsillo.

Fuente: Lifestyle.americaeconomia