Compartir

Debido a los recientes movimientos sísmicos y al terremoto ocurrido en 1985, septiembre se ha convertido en un momento trágicamente oportuno para recordar el papel de los seguros de casa habitación ante estos eventos naturales.

Los seguros de casa habitación son coberturas que protegen al asegurado por daños en la construcción de la vivienda y, en ocasiones, contenidos, derivados de causas naturales como incendios, rayos o inundaciones, explica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Por un costo adicional, también conocido como coaseguro, estas coberturas se mantienen vigentes para costear o reembolsar los daños derivados de huracanes, nevadas y fenómenos como terremotos y erupciones volcánicas.

Este costo dependerá principalmente de la ubicación de la vivienda, ya que si es un lugar con alto riesgo de que ocurra un sismo, por ejemplo, el costo de coasegurar este siniestro será mayor.

¿Qué ocurre con los bienes?

Los seguros de coberturas más amplias también protegen los bienes que se encuentren al interior del inmueble a cambio de un deducible, que se establece cuando el asegurado firma su póliza con la compañía. El deducible también variará en función de la siniestralidad del inmueble.

En el caso de los sismos, en varios contratos se establece que “es condición indispensable para el otorgamiento de la cobertura establecida en esta póliza, que el asegurado soporte por su propia cuenta conforme a la zona sísmica donde se ubiquen los bienes asegurados, un porcentaje de toda pérdida o daño indemnizable que sobrevenga a los bienes asegurados por terremoto o erupción volcánica”.

Cabe mencionar que existen escenarios muy particulares que se contemplan en estas pólizas.

Por ejemplo, si ocurrieran varios daños por distintos eventos sísmicos en un periodo de 72 horas consecutivas, los daños amparados por la cobertura se tomarán como un solo siniestro, específicamente para efectos del deducible.

Actualmente existen 25 aseguradoras en México que ofrecen este tipo de póliza, de las cuales La Latino Seguros, ABA Seguros, HSBC México, AXA Seguros y Aseguradora Interacciones cuentan con las mejores calificaciones de la Condusef por el producto de casa habitación.

Por el contrario, las peores calificaciones en el seguro de casa habitación las tienen Mapfre México, Seguros BX+, Seguros Citibanamex, Seguros Banorte y Zurich Santander.

¿Y si rento?

Por otro lado, la comparadora de servicios financieros ComparaGuru explicó que, a pesar de que una persona se encuentra rentando, es de suma importancia que adquiera un producto de esta naturaleza, ya que éste le brindará protección a los diferentes artículos de valor que se encuentren en su vivienda.

“A veces nuestra casa es lo más importante dentro de todo nuestro patrimonio y en algún caso de siniestro o robo podríamos perderlo todo y el seguro nos ayudaría a cubrirlo (…) También, lo que vale la pena mencionar es que no solamente si la casa es de usted puede contratar un producto de este tipo, sino aunque sea un arrendatario puede solicitar un seguro que le permita asegurar todo lo que esté dentro de su departamento, como muebles, joyas etcétera incluso existen productos que cuentan con la extensión de responsabilidad civil, si pasa un accidente dentro de la vivienda que afecte a alguien más también estará cubierto”, manifestó.

Recordó que cualquier tipo de seguro puede ser tan amplio o reducido como alguien quiera, por lo que recomendó conocer sus necesidades, es decir, entender la zona y a qué tipo de riesgos está expuesto, el tipo de casa (si es vertical u horizontal) y qué cosas dentro de su vivienda desea asegurar para así tomar la decisión que mejor le convenga.

Costos aproximados

Como ya se mencionó, el costo de los seguros variará en función de los alcances de la cobertura, pero principalmente con base en qué tan riesgoso es asegurar el inmueble en turno.

En este sentido, según un ejercicio comparativo de la Condusef con el hipotético caso de una vivienda asegurada por 1.5 millones de pesos en la Ciudad de México, la prima anual puede oscilar entre 3,900 y 6,700 pesos para zonas de bajo riesgo.

Por su parte, en zonas de alto riesgo de la ciudad, las primas anuales van desde 8,000 hasta 11,800 pesos, lo cual, como ya se mencionó, también variará en función de qué tipo de protección interesa al asegurado.

Si está interesado en este tipo de productos, la Condusef recomienda que cotice con distintas aseguradoras para comparar precios y beneficios, y lea detenidamente las cláusulas del contrato de cada compañía.