Compartir

La batería de cocina está formada por todos los electrodomésticos, utensilios y, por supuesto, las ollas, planchas y sartenes. Estos últimos, sin embargo, requieren cierto cuidado; en especial si se van a usar por vez primera o cuando notas un cambio en su superficie. Sigue leyendo y conoce cómo curar una sartén rápida y efectivamente.

El teflón, el hierro y la cerámica son los materiales más utilizados en la fabricación de estas piezas; pero para que su ciclo de vida sea más largo, y para que los alimentos se cocinen a la perfección, es necesario cumplir este proceso.

Cómo curar una sartén ¡rápidamente!

Primero, debes saber que esto suele generar bastante humo en la cocina; por lo que te recomendamos abrir las ventanas y encender el extractor.

  1. Después de limpiar bien al seco los sartenes o calderos, aplica aceite o grasa en el fondo hasta que se forme una capa ligera. Ten cuidado de extenderla por todos los bordes.
  2. Enciende la hornilla a fuego medio-alto y colócala encima. Para curar una sartén hay que esperar que la grasa se queme totalmente; así que es normal que veas residuos chamuscados.
  3. Al consumirse, retira del fuego y deja enfriar por completo. Enjuaga con abundante agua y jabón, aunque no restriegues con demasiada fuerza.
  4. Repite el proceso un par de veces más. Luego percibirás una capa en el antiadherente. ¡Ya estará lista para usar!

También puedes intentarlo:

Con cáscaras de plátano. Una vez pelados, córtala en trozos y úntalas por toda la superficie. Espera unas cuantas horas y luego pon al fuego.