Compartir

Ejercitarse por las mañanas trae grandes beneficios como disminución de presión arterial, pérdida de peso y mejoras en calidad de sueño, según estudios científicos confirmaron recientemente.

La ciencia confirma que los beneficios de realizar actividad física durante la mañana no deja de confirmar tienen una clara incidencia en la salud del ser humano. Para muchos madrugar puede ser abrumador pero sin dudas se trata del momento del día donde la energía se encuentra en su estado máximo.

El ejercicio matutino resulta ser el plan ideal para comenzar el día de la mejor manera, tanto psíquica como física. Una investigación del doctor Scott Collier, de la Universidad Estatal de Appalachian (Estados Unidos) aseguró que el ejercicio matutino reduce la presión sanguínea, prolonga el tiempo de sueño y también mejora la calidad del mismo.

Un estudio de la Universidad de Northwestern en Estados Unidos publicado en la revista Plos One reveló que la luz solar tiene una clara influencia en el sueño y el ritmo cicardiano, el cual está vinculado con el “reloj” interno del cuerpo humano. Este está asociado con el concepto de índice de masa corporal ya que regula el metabolismo, el deseo de comer y la energía del cuerpo.

La alimentación juega un papel fundamental a la hora de hablar de entrenamiento matutino. Con un desayuno abundante compuesto por cereales y granola, que otorgan un alto porcentaje de fibras al organismo como también frutas que aportan azúcares saludables, el organismo podrá aprovechar esta ingesta para cargarse de la energía necesaria para la actividad.

Por ende para un entrenamiento completo, saludable y efectivo, el ejercicio matutino es sin dudas el mejor momento para llevarlo a cabo. Con solo una hora al día, tres veces o más a la semana, no solo se asegura un cuerpo esbelto sino también lleno de vitalidad y energía.

Fuente: Infobae